Blog
  • Inicio
18
08
2016

Rutina de abdomen, también en verano

Por Las Mesas 0

Probablemente uno de los aspectos mas desastrosos (o más beneficiosos) del verano es el olvido de las rutinas y, sobre todo, el de hacer deporte. Con el calor y las diversas actividades que se plantean a lo largo del día, el ejercicio físico acaba por pasar a un segundo plano. Por eso, y pensando en esa zona que enseñamos durante los baños en la piscina y la playa, vamos a detallar una serie de actividades para mantener nuestro abdomen al menos como lo dejamos a principios de la temporada de excesos -con permiso de las navidades-.

La serie de ejercicios en cuestión tiene una duración de cinco minutos que puede duplicarse en la repetición de la misma. Situando una esterilla en el espacio donde vamos a trabajar, empezamos con mountain climbers, es decir, escalando montañas. Este primer ejercicio favorece todas las partes del cuerpo y se trata de posicionarse bocaabajo con los brazos sosteniendo todo el peso del cuerpo -como si de una flexión se tratase- pero elevando el tronco más que el tren inferior. Con los pies estirados, vamos a levantar una rodilla hacia el abdomen y a intercalar ambas piernas durante el minuto que dura el ejercicio.

A continuación, nos tumbamos encima de la esterilla bocaarriba con brazos y piernas estirados en direcciones opuestas y nos reincorporamos con la espalda recta, los brazos estirados hacia el frente y las rodillas levemente flexionadas formando 90 grados con el suelo, dando la impresión -si se nos viese desde un lateral- de estar sentados en una silla. El regreso a la primera posición ha de ser continuado durante otros sesenta segundos.

El siguiente ejercicio tiene un cierto aire al mítico gesto que hacía Superman cuando volaba. Nos hemos de situar en la misma posición que en el primer ejercicio, paralelos al suelo como si fuésemos a realizar una serie de flexiones, pero formando una cuesta con nuestras piernas y una llanura con nuestra espalda. Después hemos de estirar el brazo derecho y la pierna izquierda en direcciones contrarias dando todo el soporte de nuestro peso y equilibrio al brazo y pierna restante. De vuelta a la posición original, levantamos el brazo izquierdo y la pierna derecha. Repetimos tantas veces como podamos durante un minuto.

Por último, nos tumbamos en la esterilla y estiramos los brazos hacia cada lado además de levantar las piernas hacia el techo formando un ángulo de 90º. En el espacio de tiempo de un minuto, balancearemos las piernas juntas hacia un lateral, luego al medio y después al otro lateral. De esta forma forzaremos nuestros abdominales a ser quienes hagan el trabajo de rotación.