Blog
  • Inicio
05
09
2017

El poder del descanso

Por Las Mesas 0

Al término de las vacaciones de verano y el relax de esos días de descanso, volvemos a establecernos en la rutina. Comenzar con un buen plan no es un hecho sobrevalorado, lo que marquemos como importante estos días de septiembre definirán cómo llegaremos a nuestras metas los próximos meses. El sueños lo es, el sueño es importante para llegar a nuestros retos físicos. Recientes investigaciones vinculan la calidad del sueño y los resultados de los entrenamientos, por eso en septiembre, inicio del curso, del trabajo y la vuelta a horarios marcados que contrastan con los de las vacaciones, hemos dar importancia a los horarios y al descanso.

Un buen descanso puede ayudarnos a perder peso, ponernos más fuertes, vencer la fatiga e incluso lograr nuevos retos. Esos hábitos que fomentarán un mejor rendimiento, como todos sabemos, se basa en acciones tales como no usar aparatos electrónicos una hora antes de dormir, conciliar el sueño cada día a la misma hora, descansar al menos siete horas y conseguir un sueño ininterrumpido.

Aún teniendo esto en cuenta, hay algunos consejos que nos ayudarán a caer rendidos en la cama y que se vea reflejado en nuestro ejercicio físico.

La verdadera hora de dormir
Con los aparatos electrónicos en todas las habitaciones nos es difícil fijar la hora de sueño, el efecto perjudicial que tienen como foco de luz directa antes de que el cerebro desconecte se valora en estudios que no recomiendan su uso porque nos despiertan en vez de iniciarnos en dormir. Además, meterse en la cama a una hora concreta pero no conciliar el sueño y dar vueltas durante horas nos impide aprovechar nuestro tiempo, una opción para evitar esto es despertarnos temprano usando las mañanas para dar caminatas o ir al centro deportivo.

El frío quema calorías
Disminuir la temperatura corporal ayuda a caer rendidos y mantener el sueño, por eso bajar el termostato un grado cada semana hasta que no aguantemos más potenciará, también, que el cuerpo trabaje para mantenerse caliente y a lo largo de la noche quemará mas calorías.

Hidrátate de forma inteligente
A pesar de dejar los días de mas calor atrás, beber agua sigue siendo una acción imprescindible. Incluso la más ligera deshidratación puede minar nuestro rendimiento y hacernos sentir cansados. Hemos de ingerir agua antes, durante y después del deporte pero también durante toda la jornada y, sobre todo, por la noche. Dos horas antes de ir a dormir, tomaremos uno o dos vasos de agua con hielos que descenderá la temperatura corporal y nos ayudará a dormir, como decíamos en el anterior punto.